Test para saber si eres un buen militar (Onemagazine)

Test para saber si eres un buen militar

Por Adrián Cronaver / David Noriega
viernes 05 de febrero del 2016, 12:12h

¿Cómo se juzga si un militar es bueno? ¿Es fiable el sistema con el que se evalúa su rendimiento? ¿Quién vigila si hace bien su trabajo? ¿Utilizan los mismos métodos en las grandes multinacionales? ONE Magazine ha querido desgranar, paso a paso, estos informes de calificación.
Cada inicio de año, todos los militares de las Fuerzas Armadas, independientemente de su empleo, se ven inmersos en un proceso de evaluación, para comprobar su rendimiento profesional a lo largo del curso anterior. Se trata del Informe Personal de Calificación, denominado IPEC, que se está elaborando por estas fechas. La única excepción es la de la escala de tropa y marinería permanente, que realiza este examen cada dos años.

Cada militar es evaluado, salvo determinadas excepciones, por tres calificadores. Estos deben estar en el mismo destino, tener relación directa con la persona que pasa el examen y ser superiores jerárquicos. En caso de tener el mismo empleo, debe ser su jefe y contar con más de 4 años de antigüedad más.

Consulta aquí el test (PDF)

Cómo se valora

La normativa establece una serie de apartados a los que se les otorga un valor alfabético: A, B, C, D y E, siendo A la máxima valoración y E, la mínima. Estos tienen una correspondencia numérica, de 9,5, 8,5, 7,5, 6,5 y 4, respectivamente. Es decir, ningún militar podrá obtener una nota superior a 9,5, ni inferior a 4… pero tampoco podrá sacar un aprobado raspado, porque el aprobado más bajo es un 6,5. Además, en el caso de poner una E, los calificadores deben justificar por qué lo hacen.

Cómo realizar el test

Los elementos que se valoran se agrupan en cuatro grandes grupos: cualidades, desempeño, prestigio profesional y capacidades potenciales. Dentro de cada uno, los calificadores deben valorar una serie de aptitudes, en función de unos parámetros que se indican en cada uno –puedes ver la ficha que deben rellenar, con los parámetros, en este enlace (PDF)- y que permiten valorar si el militar las cumple todas y obtiene la máxima nota, alguna de ellas, por lo que merece una nota intermedia… o ninguna, con lo que sacará una E. Por ejemplo, dentro de apartado de cualidades, lo primero que se valoran son las de carácter. En este punto, los parámetros que se dan es si tiene confianza en sí mismo y actúa con seguridad; si tiene control y dominio sobre sus emociones; si tiene fortaleza psicológica y anímica ante la adversidad; y si es autodisciplinado y tiene un grado de exigencia propia en relación con el cumplimiento de sus obligaciones.

Dentro del grupo de las cualidades se valora el carácter, las cualidades intelectuales, las físicas y la relación personal. En el desempeño, se califica la actitud ante el servicio, la organización del trabajo propio, la asignación de cometidos, el trabajo en equipo, la actitud con los superiores y subordinados –que valora, en todo caso, un superior-, la decisión y mando, la eficacia y eficiencia, la adaptación a las variaciones de la situación y la fiabilidad. Respecto al prestigio profesional, se tiene en cuenta el prestigio como tal y la capacidad para asumir mayores responsabilidades de las que habitualmente desempeña y le corresponde.

Por último, se valoran las Capacidades Potenciales, que se podrán utilizar de referencia para futuros destinos o cometidos que pueda desarrollar el evaluado. Para ello, hay tres campos con tres opciones cada uno. Los evaluadores deben elegir una de cada campo, ordenadas por orden de prioridad. En el primero pueden elegir entre Mando/Dirección, Asesoramiento o Administrativo; en el segundo, Operaciones, Inteligencia, Recursos Humanos o Recursos Materiales; y en el último, Técnicas, Comunicación Social/Representación, Pedagógicas o Investigación y Estudios.

Qué pasa si suspendes

A la hora de solicitar un ascenso, se tienen en cuenta las evaluaciones de los últimos 5 años, por lo que, cuanta mejor nota saques, más probabilidades tendrás de ascender frente a otro compañero que haya sacado una nota más baja. Además, si tienes más de cinco ‘E’, tu informe será negativo. Eso sí, siempre puedes recurrir. Para hacerlo, dispones de un plazo de diez días hábiles desde que te enseñan tu evaluación para formular y motivar por escrito tus alegaciones, que serán remitidas a tus calificadores para que las tengan en cuenta y, si lo consideran, modifiquen el informe.

Y qué ocurre en las grandes multinacionales

Las grandes empresas también realizan evaluaciones anuales del rendimiento de sus empleados. Para ello, existen diferentes técnicas, aunque una de las más habituales es llevar a cabo entrevistas personales entre cada empleado y su jefe directo. En esas reuniones, que se suelen celebrar a final de año, se repasan los objetivos marcados el año anterior y cuál ha sido el nivel alcanzado.

El jefe valora el trabajo del empleado, el desempeño de sus funciones, su actitud, etc. Mientras, el empleado expone qué cree que puede hacer por la empresa, qué considera que se puede mejorar, qué inconvenientes ha encontrado, qué podría hacer su superior para mejorar su nivel de consecuciones de los objetivos… Y se plantean los objetivos a cumplir el próximo año. En algunos casos, incluso, estas entrevistas tenían repercusiones en la parte variable del salario –las primas por consecución de objetivos, por ejemplo-, que en algunas multinacionales puede llegar hasta el 20%. Estos informes son internos, entre el jefe y el empleado, y tras realizarlos se envían al departamento de personal, que los archiva.

Otra de las evaluaciones que se realizan son las encuestas de clima interno. Son cuestionarios anónimos, que se realizan a todos los empleados, y en los que se pregunta por aspectos muy variados, desde la comodidad en el trabajo, si se identifican con los objetivos de la empresa, si recomendarían a un amigo trabajar en ella, si se comprarían un producto de la marca… Los resultados se difundían a nivel global, y cada apartado iba puntuado con una nota sobre 10. Después, los directivos intentan solucionar los apartados con puntos más bajos. Uno de ellos, suele ser… si se consideran bien pagados.

En otros casos, se llevan a cabo encuestas anónimas centradas en la jerarquía. Es decir, todos los trabajadores con un mismo jefe, califican su cercanía, su forma de dirigir, si sabe liderar un equipo… Los jefes son informados de sus resultados y, después, deben exponerlos frente a sus subordinados. Estos informes, además, se tienen en cuenta en los comités de carreras, unas reuniones que celebran, cada cierto tiempo, los comités de dirección de las multinacionales para analizar a los mandos que están por debajo y planificar cuál puede ser su proyección dentro de la empresa.

Fuente: Onemagazine

Instagram
WhatsApp