ATME vuelve a reclamar por escrito al Ministerio de Defensa soluciones a los militares que se alojan en las unidades

La orden, emitida de manera imprevista, está produciendo dramas personales y puede dar lugar a un hacinamiento prolongado en los alojamientos logísticos.

Madrid, 29 abril de 2020

En el día de hoy la Asociación de Tropa y Marinería Española “ATME” ha remitido por escrito al Ministerio de Defensa una reclamación para que, de manera urgente, se dé una solución al personal militar de todos los ejércitos, para que puedan desplazarse a sus domicilios familiares para pasar sus turnos de descanso, como se hace habitualmente. Esta actuación se une a la iniciada por ATME el día 24 de este mes, con ocasión de la anulación por parte del Ejército de Tierra de las autorizaciones expedidas de acuerdo a la Directiva del Jefe del Estado Mayor “Medidas para la contención de epidemia (COVID-19) en el ámbito del Ejército de Tierra”, fechado el 25 marzo de 2020, y que continuó con la propuesta remitida al Pleno Extraordinario del Consejo de Personal de las Fuerzas Armadas (COPERFAS) y su exposición por videoconferencia ante la ministra de Defensa

La actual orden que, de manera abrupta e imprevista, no dio lugar a la posibilidad de tomar medidas paliativas a los interesados, está significando auténticos dramas personales, como los que se están presentado a parejas que habían conseguido compaginar sus trabajos con el cuidado de sus hijos mediante la realización de turnos alternos. Este personal se encuentra ante el dilema de abocar a una de las partes al desempleo o a un incumplimiento del deber de presencia en el destino.

Por otro lado, según se ha trasladado a la Asociación, algunas unidades han dado órdenes al personal que en estos momentos se encuentra en su domicilio familiar de no regresar a las mismas. El problema radicaría, más que en la reincorporación al mismo que podría estar regulado por las medidas implementadas en el estado de alarma, a la difícil justificación del motivo de no encontrarse en la localidad de destino.

Esta prohibición supone, en la práctica, que el militar alojado en las unidades no pueda abandonar las mismas en los turnos de descanso, implementados para descongestionar el personal presente en los cuarteles que no está en actividad, lo que va a provocar la saturación de los alojamientos logísticos, con camaretas ocupadas por 3 o 4 personas, con baños comunes, y sin poder mantener las distancias de seguridad aconsejadas.

Actual situación de los alojamientos logísticos y vestuarios

ATME ha procedido asimismo a solicitar información sobre las medidas que se han tomado en los alojamientos logísticos y vestuarios de los acuartelamientos de las Fuerzas Armadas, con objeto de paliar los efectos del COVID-19, especialmente aquellas tomadas para evitar aglomeraciones y mantener la distancia mínima de seguridad entre los usuarios.

Referencia:

A %d blogueros les gusta esto: