Rueda de Prensa conjunta de ATME y AUME, en Madrid para anunciar «unidad de acción» en los próximos meses para ampliar el altavoz de sus reivindicaciones (Europa press)

Presentarán una queja ante el Defensor del Pueblo y quieren que la Constitución elimine la excepción al asociacionismo militar

MADRID, 20 Dic. (EUROPA PRESS) –

Las dos asociaciones mayoritarias en las Fuerzas Armadas, AUME y ATME, planean iniciar 2018 con una movilización en la calle para trasladar a la sociedad sus reivindicaciones, basadas en unas retribuciones «justas», una ampliación de derechos y soluciones para los militares que deben abandonar la carrera militar por cumplir 45 años.

De manera inédita, los líderes de la Asociación Unificada de Militares Españoles, Iñaki Unibaso, y de la Asociación de Tropa y Marinería Española, Juan Carlos Tamame, han comparecido este miércoles juntos en Madrid para anunciar «unidad de acción» en los próximos meses para ampliar el altavoz de sus reivindicaciones.

Las protestas comenzarán la presentación de una queja ante el Defensor del Pueblo. Para hacerlo, podrían incluso personarse ante la institución vestidos con uniforme militar. «La ley prohibe manifestarnos con uniforme, pero esto no tendría impedimento legal», han defendido.

Ahora que la sociedad está muy concienciada con la exigencia de Policía y Guardia Civil de igualar sus salarios con los de las policías autonómicas, las asociaciones militares denuncian que ellos están aún por debajo del umbral de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado (CFSE).

Según han recordado, el Observatorio de la Vida Militar ya constató esta «discriminación» en su último informe. Por ejemplo, Unibaso ha apuntado que un soldado, que maneja un carro de combate valorado en nueve millones de euros, cobra entre 800 y 900 euros netos al mes.

Las retribuciones fijas son las mismas para todos los funcionarios y el problema, según las asociaciones militares, se encuentra en los complementos variables, establecidos en 2005 y que creen que deben ser revisados porque no contemplan las especificidades del trabajo en las Fuerzas Armadas.

AUME y ATME ya han llevado estas reivindicaciones al Consejo de Personal de las Fuerzas Armadas (COPERFAS), pero han decidido sacarlas a la calle ante la falta de respuesta. La ministra de Defensa, María Dolores de Cospedal, participó el pasado año en el plenario de este órgano para comprometerse a trabajar en sus reivindicaciones, pero denuncian que no ha sido así. De hecho, este jueves tiene previsto volver a hacerlo y no esperan ya ninguna novedad.

«El tiempo de oir, ver, callar y aguantar se ha terminado y no podemos aguantar más», ha avisado Unibaso, que ha apuntado que los militares se comprometieron a dar hasta su vida por los ciudadanos pero no firmaron «un cheque en blanco».

SINDICALISMO PARA LOS MILITARES

Los líderes de ambas asociaciones se han reunido durante los últimos meses con los portavoces parlamentarios en defensa de PSOE, Unidos Podemos y Ciudadanos, a los que han trasladado además la posibilidad de que, si finalmente la reforma de la Constitución avance, se contemple en ella el sindicalismo militar.

El artículo 28 de la Carta Magna contempla que la ley podrá limitar el asociacionismo «a las Fuerzas o Institutos armados o a los demás Cuerpos sometidos a disciplina militar», como así sucede. Por ello, AUME y ATME quieren que se elimine esta excepción como ya ocurre en países como Holanda, Alemania o Suecia.

También ponen el foco en la situación de los militares con contrato temporal que deben abandonar las Fuerzas Armadas al cumplir los 45 años, para los que piden facilidades para la continuidad o salidas laborales. Tamame ha señalado que en 2017 abandonarán la carrera militar por este hecho un total de 800 militares, mientras que entrarán 7.000 nuevos a la profesión.

Fuente: Europa Press


 

Instagram
WhatsApp