“Los militares no podemos compararnos con nadie”

Reacciones de ATME ante las declaraciones de la subsecretaria de Defensa, Amparo Valcarce

Defensa cree que los militares no deben comparar su sueldo con otros cuerpos y fuerzas de seguridad y recuerda el esfuerzo hecho en 2021

Leganés, 27 enero de 2022

El 25 de enero, se publicaban unas declaraciones de la subsecretaria de Defensa, Amparo Valcarce, realizadas en la Comisión de Defensa del Congreso de los Diputados, donde declaraba que “los miembros de las Fuerzas Armadas no deben comparar su nivel de retribuciones con el de otros cuerpos de seguridad, como la Guardia Civil, y recuerda el «esfuerzo» de 212 millones de euros realizado en el año 2021 para mejorar los sueldos de los militares”.

Razón no le falta a la subsecretaria, los militares no deben compararse con la Guardia Civil o la Policía Nacional, pero hoy tampoco pueden compararse de manera positiva, ni retributivamente ni en cualquier otro tipo de derechos, con ningún otro servidor público.

Y eso, que desearían compararse con aquellos que tienen derecho a percibir retribuciones por sus horas extraordinarias y a percibir unas retribuciones dignas con arreglo a su formación, su dedicación, su capacidad, su sacrificio y su absoluta entrega al servicio de los españoles.

A nadie se le ocurriría pensar que, a un servidor público incluidos los miembros de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, le duplicaran sus horas de trabajo anuales y no se les pagara por ello.

A nadie se le ocurriría pensar que, a otros servidores públicos excluido el personal militar, se les ordenase desplazarse durante 20 días de maniobras, durmiendo en el suelo una media de 5 horas diarias, si se tiene suerte, pasando frio y calados hasta los huesos y al llegar a su casa ese trabajo tuviese una retribución suplementaria de 0 € o, en el mejor de los casos, si el total del plus de manutención no se hubiera gastado, menos de 10 € al día. Cuatrocientas ochenta horas de trabajo, casi el equivalente a 3 meses de trabajo de cualquier funcionario, que se compensan con cuatro días de descanso, siempre que no se tenga ninguna guardia, acto o necesidad del servicio que impida su disfrute.

Los militares no pueden compararse de manera favorable, ya quisieran, con ningún otro trabajador de este país y, eso, a pesar de que las Reales Ordenanzas de las Fuerzas Armadas fijan unas máximas que no se establecen en ningún otro estatuto del trabajador o del funcionario público, como la ”disponibilidad permanente para el servicio” o “La disposición permanente para defender a España, incluso con la entrega de la vida cuando fuera necesario, constituye el primer y más fundamental deber del militar”.

Evidentemente los militares no pueden compararse con los miembros de la Guardia Civil o Policía Nacional, ya que los cometidos son diferentes, aunque en algunas ocasiones son muy similares, véase montar escoltas, vigilancias, patrullas, por no decir otro tipo de actuaciones desarrolladas en zona de operaciones. Es cierto que, por suerte para ellos, tienen bien claro cuáles son sus cometidos y funciones, no como los militares, donde un día se puede ver a un soldado hacer guardias armado, otro día conduciendo un carro de combate o un camión de gran tonelaje y otro limpiando locales. Todo esto, por poco más de 1000 € netos al mes.

Los militares no pueden compararse con los bomberos, aunque la UME apague los mismos fuegos y socorra en las inundaciones, no se pueden comparar con los sanitarios, aunque existan sanitarios militares haciendo la misma labor, no pueden compararse con nadie…

No pueden compararse porque ellos sí han entendido que la única manera que se les tome en serio y se escuchen y atiendan sus reivindicaciones es saliendo a la calle a reclamar unos derechos laborales y retributivos.

Explica el ministerio de Defensa que han realizado un gran sacrificio económico mejorando el sueldo de los aproximadamente 120.000 militares existentes en unos 212 millones de euros, en algunos casos, como a los soldados, hasta un 7,7% de subida bruta…  un punto más de lo que España ha tenido en el año 2021 de inflación.

¿Cómo es posible que los gobernantes no vean el sacrifico que han realizado y están realizando los militares? Los militares comprueban, especialmente los integrantes de la Escala de Tropa y Marinería, que ellos y sus familias no llegan a final de mes mientras se les exige una y otra vez más esfuerzo y sacrificio. Eso sí, todos los ciudadanos pueden estar tranquilos porque “Los militares siempre cumplen”. Su amor y compromiso a la nación es irrenunciable, porque se toman en serio jurar o prometer ante la bandera dar su vida, si así el deber lo requiriese.

Como se puede comprobar: NO SE PUEDEN COMPARAR CON NADIE; pero si pedimos que no manifiesten que se hace un gran esfuerzo en subir las retribuciones militares, ya que como se dice vulgarmente “esa mentira no es verdad”.

Instagram
WhatsApp