Los principales problemas de la Escala de Tropa y Marinería “no tocan”.

Los principales problemas de la Escala de Tropa y Marinería “no tocan”

Madrd. 14 de Diciembre de 2.012

Después de la lectura de los artículos publicados tanto en la página oficial del Ministerio de Defensa como en Europa Press, sobre el I Consejo de Personal celebrado en la sede del Ministerio de Defensa, bajo la presidencia de La subsecretaria de Defensa, Irene Domínguez-Alcahud, sacamos en claro que los temas debatidos han estado principalmente englobado en dos bloques: – Los propuestos por el propio ministerio, como la modificación al Reglamento General de Recompensas, el anteproyecto de la Ley Orgánica de Régimen Disciplinario de las FAS y la Instrucción sobre determinación y control de bajas temporales – Los propuestos por las asociaciones e incluidos en el orden del día, como las evaluaciones y ascensos, la forma de acometer las modificaciones a la orden ministerial sobre jornada y horario de trabajo, vacaciones, permisos y licencias, las pruebas físicas y marcas a alcanzar en los procesos selectivos para el ingreso en los centros docentes militares de formación.

Asimismo, leyendo ambos artículos, parece que en el único tema que han estado de acuerdo, tanto ministerio como asociaciones representadas en él, ha sido en mantener los porcentajes necesarios para obtener representatividad en el Consejo de Personal establecidos en el artículo 48. 2 de la Ley Orgánica 9/2011, de 27 de julio, de derechos y deberes de las Fuerzas Armadas. Lo cual, a día de hoy, deja fuera a una asociación de militares de complemento (ACOMFAS) y a tres de tropa: ATME, AMTM y AUMPE, aunque la segunda ya ha comunicado que el año próximo estará en el Consejo de Personal al haber conseguido el número mínimo de asociados necesario.

De los informes remitidos por ATME al Consejo de Personal, recordemos: “Informe sobre el Anteproyecto de la LO de Régimen Disciplinario”, “Informe sobre el derecho a la alimentación a cargo del estado”, “Informe supresión limitación numero convocatorias procesos selectivos” e “Informe aplicación medidas austeridad”, a excepción del primero, englobado en el conjunto de todos los informes de las asociaciones desestimados, no ha sido tratado ninguno de ellos.

No vamos a negar que muchos de los informes presentados por AUME y ASFAS-PRO atañen a todas las escalas, pero nos damos cuenta que los verdaderos temas que afectan en exclusiva a nuestra escala “no han tocado” en esta reunión, quizás por ser la primera. La temporalidad es una espada de Damocles que pende sobre un amplísimo porcentaje de nuestra escala, no afectando a las demás, y que lastra nuestra carrera militar. Situaciones como la limitación del número de convocatorias para poder presentarse al ascenso a cabo, por ejemplo, hace que todo aquel soldado o marinero que no ascienda tenga vedado el poder presentarse al concurso-oposición para la permanencia, cortando de raíz su trayectoria profesional. Eso, sin olvidar las nulas expectativas reales de reincorporación laboral existentes para todos aquellos que deban abandonar las Fuerzas Armadas, bien por limitación de aptitudes psicofísicas, por finalización de compromiso o por alcanzar los márgenes legales de edad de permanencia.

Al final de la reunión, el Ministerio de Defensa ha valorado muy positivamente el ambiente cordial, de trabajo y colaboración existente; mientras, AUME y ASFASPRO, han criticado el “inexplicable” retraso del Congreso de los Diputados en la modificación de la Ley de la Carrera Militar y, que la Comisión de Defensa, aún no haya iniciado los trabajos para solucionar los problemas que plantea esta ley y que el propio Ministerio de Defensa reconoce que existen. ASFASPRO, asimismo, matiza que ha quedado “satisfecha” porque Defensa es “consciente” del “grave problema” que esta ley supone para el colectivo.

Como valoración final, volvemos a la entradilla de nuestro artículo, parece que en este I Consejo de Personal los temas exclusivos de la tropa y marinería “no han tocado”. Desconocemos si nuestras asociaciones hermanas han remitido algún informe sobre nuestros problemas particulares como militares, como nosotros habéis comprobado si hemos hecho., ya que no han reaccionado públicamente tras el Consejo. Todo esto no va a ser excusa, ni motivo de abandono, para que sigamos trabajando con más perseverancia todavía en intentar solucionar nuestros problemas a través del Consejo de Personal, tanto si estamos presentes como si no. Consideramos que debemos emplear todos los medios que se ponen en nuestras manos para dignificar nuestra escala y para poder decir un día que nuestros problemas “si tocan”.

A %d blogueros les gusta esto: