¿Por qué pertenecer al proyecto ATME?

(Enlace al documento  completo con material gráfico)

¿Por qué pertenecer al proyecto ATME?

Porque es una asociación exclusiva de militares de tropa y marinería, temporales y de carrera, que luchan en todos los campos de la vida profesional y social, defendiendo los intereses de su escala y de sus familias.

Porque es tu derecho y solo tú puedes decidir tu futuro.

Madrid, 26 diciembre de 2020

La Asociación de Tropa y Marinería Española “ATME” nace como una asociación militar profesional que aglutina a los componentes de todos los empleos de su escala, siendo la primera asociación exclusiva de tropa y marinería que fue inscrita en el Registro de Asociaciones Profesionales de los Miembros de las Fuerzas Armadas (RAPFAS), en abril de 2012.

Las motivaciones de su creación, todavía vigentes hoy, estuvieron basadas en la inacción del Ministerio de Defensa y de los diversos gobiernos de la nación a la hora de aplicar mejoras a los militares de su escala, tanto en el desarrollo de la trayectoria profesional como en la aplicación de medidas retributivas y sociales, que afectaban también a sus familias.

  • Necesidad de una nueva ley de la carrera militar que englobara a todas las escalas, con una trayectoria profesional idéntica, eliminando la lacra de la temporalidad. Asimismo, posibilidades reales de reincorporación a la vida laboral en la sociedad civil de aquellos que así lo deseasen, bien a través de reserva de plazas y baremación de tiempo de servicios en las distintas administraciones o convenios con empresas.
  • Subsanación al olvido a que se encontraban sometidos los miembros de carrera de su escala, ignorados tanto en la Ley 39/2007 de la carrera militar como en la Ley 08/2006 de tropa y marinería, que ocasionaba la ausencia de promoción profesional vertical, a modo de ascenso, y horizontal, en forma de especialización. Esto obliga que se deban realizar en demasiados casos, hasta el pase a la reserva, las mismas funciones militares a lo largo de los años.
  • Actualización de sus retribuciones, justas y acordes con el trabajo realizado y la disponibilidad permanente para el servicio exigida, evitando complementos adjudicados sin seguir criterios objetivos y la realización de servicios no retribuidos económicamente.
  • Una conciliación familiar y profesional real, evitando el exceso de horas a las que se ve sometidos el personal de las Fuerzas Armadas.
  • La necesidad de unas medidas sociales idénticas para todos los militares y, por ende, para sus familias, sin importar su empleo o relación con la administración.
  • Garantizar un asesoramiento y defensa jurídica al socio, que le permita evitar posibles arbitrariedades y situaciones injustas.
  • Ser un interlocutor de los militares de tropa y marinería ante el Ministerio de Defensa y los grupos parlamentarios.
  • Trasladar los problemas y las inquietudes del socio a los órganos competentes.

Líneas de actuación (#ATMEactua)

Cada resultado positivo que se consigue, en beneficio de la escala de tropa y marinería, lleva aparejado un arduo trabajo tras de sí, muchas veces de meses e incluso de años. Un trabajo poco gratificante al tener que llamar, la mayoría de las veces, a puertas cerradas que cuesta mucho abrir.

Quienes quieran vender que estos problemas se pueden arreglar en un momento, que ellos “ya están aquí”, venden, lamentablemente, humo y juegan con las esperanzas de muchos compañeros. Se debe ser realista, aunque esto suponga que ciertos sectores vociferen que no se hace nada.

Para conseguir lograr los objetivos marcados, ATME realiza su labor en múltiples frentes, sin excluir ninguno, ante la certeza de que las soluciones no pasan por limitarse a un solo objetivo ni buscarlas en una sola dirección.

Tampoco se debe olvidar una máxima que se da en cualquier momento de la vida, nunca se han conseguido avances apoltronados en el sofá, “rajando” en las cantinas, escribiendo en Twitter o esperando que otros se mojen y hagan el trabajo reivindicativo.

La unión y el compañerismo es la base fundamental para que el movimiento asociativo tenga éxito; de lo contrario, el Ministerio de Defensa y el gobierno de turno, no encontraran oposición alguna ante las medidas que puedan perjudicar a la escala y que lastran su futuro. 

Reuniones con grupos parlamentarios de ámbito nacional

Para solucionar la mayoría de los grandes temas (actualización de las retribuciones, fin de la temporalidad, formación académica, etc.), se debe conseguir la modificación o creación de nuevas leyes; por ello, es necesario un continuo diálogo con los grupos parlamentarios con implantación nacional.

Reuniones con grupos parlamentarios autonómicos y municipales

Problemas como la ausencia de reserva de plazas o baremación del tiempo de servicio en las Fuerzas Armadas en las diversas convocatorias de funcionarios o personal laboral de las administraciones autonómicas y municipales, así como la mejora en el transporte público a los centros de trabajo (bases y acuartelamientos), han de dirimirse en esos parlamentos y ayuntamientos. Eso da lugar a que haya que buscar la complicidad de estos grupos parlamentarios y municipales para conseguir la firma de adendas de adhesión a convenios firmados por el Ministerio de Defensa y federaciones de municipios y provincias. 

Difusión de los problemas profesionales y sociales de la tropa y marinería con el fin de darlos a conocer a la sociedad

Para poder cambiar las leyes con el beneplácito o complicidad de los grupos parlamentarios y municipales ha de lograrse comunicar a la sociedad, a través de los medios de comunicación, que se soportan unos profundos problemas profesionales y sociales que es de justicia solucionar.

Los militares de tropa y marinería no son unos trabajadores privilegiados, son servidores públicos que han dedicado la mayor parte de su vida laboral a dar seguridad a los ciudadanos españoles, muchas veces en situaciones peligrosas y con condiciones de vida precarias, mostrando una disponibilidad permanente para el servicio, mal retribuidos, jornadas prolongadas sin compensación adecuada, formación militar no homologable a la enseñanza civil, derechos constitucionales limitados. Aparte de esto, muchos de ellos, deberán abandonar a una edad tan crítica como la de 45 años las Fuerzas Armadas, con una asignación no contributiva, que en ningún caso es una jubilación o prejubilación.

El trabajo del militar no es tangible ni cuantificable; por lo tanto, si no demostramos su importancia, no será valorado.

Movilizaciones

Se debe romper con la idea tan manida de que luchen otros para poder sumare a los beneficios que se consigan. Los militares, especialmente la tropa y marinería, debe concienciarse que, si no se movilizan en defensa de sus intereses profesionales y retributivos, nadie lo hará por ellos.

ATME ha demostrado y seguirá demostrando su compromiso con llevar los problemas de su escala a la calle, como demostró en la concentración del 12 mayo de 2018 (“Por una carrera y retribuciones justas”) y la manifestación del 19 septiembre de 2020 (“Menos palabras y más hechos. Retribuciones dignas”); está última la primera manifestación de militares realizada en la historia de España.

Actuaciones a través del Ministerio de Defensa

El Consejo de Personal de las Fuerzas Armadas (COPERFAS) es un arma fundamental para poder trasladar al Ministerio de Defensa propuestas y soluciones, con objeto de mejorar el modelo de carrera y/o conseguir beneficios sociales, tanto para los interesados como para sus familias. No se puede olvidar que el desarrollo de las normas que afectan a la tropa y marinería deben pasar por él.

También se debe valorar extraordinariamente la consecución de algo histórico, que los soldados y marineros sean interlocutores ante los mandos de personal de los ejércitos y ante las autoridades militares y civiles que dirigen el Ministerio.

ATME trabaja para poder dotar a este órgano de la importancia que debería tener para poder realizar cambios notables en la vida militar.

Asimismo, debemos seguir aprovechando la Secretaria Permanente del Consejo de Personal de las Fuerzas Armadas como canal entre ATME y los distintitos órganos del Ministerio de Defensa, con objeto de buscar soluciones y poner sobre la mesa problemas que existen en las Fuerzas Armadas.

Asesoramiento y defensa jurídica del socio

ATME, desde sus inicios, consideró que su socio tiene que disponer de un asesoramiento de garantías que le permita conocer sus derechos y obligaciones, así como una defensa jurídica que le permita defenderse de las decisiones de la administración militar que puedan perjudicarle o sancionarle. Todo ello a cambio de una cuota, sin necesidad de tener que sufrir sobresaltos posteriores ocasionados por minutas elevadas que le impidan poder defender sus intereses.

ATME no tendrá complejos a la hora de llevar a los tribunales cualquier acción que vaya en contra de los intereses de la Escala de Tropa y Marinería, como ha demostrado recientemente al lograr ante el ayuntamiento de Madrid la sentencia favorable del TSJ de Madrid, logrando que se anule una convocatoria de acceso a la Policía Municipal de Madrid, por no haber reservado plazas a su colectivo.

Procedimiento contra el fin de compromiso a los 45 años

El 7 de julio de 2017, el Gabinete Jurídico “Hebrero y asociados” presentó ante el Ministerio de Defensa el procedimiento contra el fin de compromiso a los 45 años, que actualmente se encuentra en el Tribunal Supremo, con objeto de llevarlo, si fuera necesario, hasta el Tribunal de Justicia de la Unión Europea.

Este recurso, apoyado por ATME una vez que el gabinete jurídico comprobó su viabilidad, fue presentado por el interés de un cuantioso número de socios que solicitaron se emprendiera una acción jurídica contra la temporalidad.

Todos los socios participantes figuran de manera individualizada en la demanda, para evitar la posibilidad que, en caso de ganarse, pudieran verse excluidos de no aplicarse la irretroactividad normativa.

Relaciones con otras asociaciones profesionales

ATME es partidaria, como demuestra día a día, de evitar la confrontación y el ataque a otras asociaciones profesionales militares.

Con la mayoría de ellas le unen, total o parcialmente, objetivos semejantes, que hacen o harán que sus caminos se entrecrucen. El personal militar necesita vínculos de unión, a través de ellas, que les permitan avanzar en sus intereses.

Sin olvidar que cada una de ellas tiene su camino marcado, hay que ser conscientes que solamente aunando esfuerzos se podrá conseguir un futuro mejor para todo el personal militar y, por ende, de la Escala de Tropa y Marinería.

Asóciate: es tu derecho, es tu futuro

Desde ATME se quiere lanzar una reflexión.

La Escala de Tropa y Marinería es la más numerosa, la que más problemas padece, la peor retribuida, la que menos trayectoria de futuro tiene, con una amplia mayoría de sus integrantes de carácter temporal, y, aun así, sus integrantes no son conscientes de las oportunidades de cambio que ofrecen las asociaciones profesionales militares si tuvieran una amplia base.

El número de socios da fuerza de presión no solo ante el Ministerio de Defensa, sino ante los grupos parlamentarios que conforman las Cortes Generales, donde se aprueban las leyes que les afectan, y los medios de comunicación.

El número de socios aporta una fuerza económica que permite llevar a las últimas instancias jurídicas la normativa que nos afecta o las decisiones que nos perjudican.

También se debe destacar, para los más temerosos, que ATME ya decidió por unanimidad en el año 2019 que bajo ningún concepto difundirá los datos de sus socios al Ministerio de Defensa, pese a que esto pudiera suponer quedar fuera de unas hipotéticas subvenciones que Defensa dejó entrever. Para ATME, la tranquilidad del socio es lo más importante.

No dejemos que el Ministerio de Defensa marque el futuro de la escala, dejando sin solución los problemas que se padecen, como el de miles de soldados y marineros que ven finalizar sus compromisos a los 45 años, lanzándolos a una vida laboral civil sin estudios y sin ver valorados el trabajo realizado durante su servicio.

La Escala de Tropa y Marinería debe despertar, debe ser consciente que solo su fuerza podrá lograr que su futuro profesional y social cambie a mejor.

ASOCIATE EN ATME: ES TU DERECHO, ES TU FUTURO

 

A %d blogueros les gusta esto: