ATME se volvió a dirigir nuevamente al Ministerio de Defensa la semana pasada para evitar que se produzcan problemas en los desplazamientos al domicilio familiar de los militares

El militar, cuando tenga su residencia familiar fuera de la plaza de destino, se verá imposibilitado a volver a ella en sus periodos de descanso, pese a que en ella conviva su cónyuge e hijos, si el municipio donde se encuentra su unidad es confinado perimetralmente.

El militar, por imperativo legal, debe tener fijada su residencia en el municipio donde se ubica su unidad.

Leganés, 19 octubre de 2020

Como ya sucedió en la anterior situación de alarma producida por la pandemia del COVID-19, la Asociación de Tropa y Marinería Española “ATME” se ha dirigido nuevamente por escrito al Ministerio de Defensa y al Consejo de Personal de las Fuerzas Armadas con objeto de demandar una solución para un problema que se está produciendo ya en Madrid y muy previsiblemente se produzca en otros municipios con guarnición militar.

Dicho problema consiste en la prohibición de desplazamientos a la residencia familiar desde la unidad de destino, si está se encuentra ubicada en una ciudad confinada perimetralmente. Se debe recordar que, en virtud de la Ley Orgánica 9/2011 de derechos y deberes de los miembros de las Fuerzas Armadas (Art. 23), el militar debe tener fijada su residencia habitual en el municipio de su destino.

En la anterior situación de alarma dicha cuestión se solucionó, muy tardíamente a juicio de la Asociación, mediante la publicación, firmada por la ministra de Defensa, de la “Orden Ministerial 21/2020, de 8 de junio, por la que se autoriza el desplazamiento de los miembros de las Fuerzas Armadas desde la localidad de destino hasta la localidad donde se encuentre el domicilio habitual, temporal o familiar”, donde se autorizaba a los miembros de las Fuerzas Armadas, mediante documento justificativo del jefe de unidad correspondiente, a desplazarse entre la localidad en que se encontrará destinado o en comisión de servicio a su domicilio habitual, temporal o familiar, con motivo de los periodos no laborables, de descanso, permisos, licencias y vacaciones, así como los derivados de las necesidades del servicio.

Esta situación afecta a todo el personal militar, pero especialmente a los miembros de la Escala de Tropa y Marinería que, debido a sus bajas retribuciones, deben residir en los alojamientos logístico de las BAE,s de lunes a viernes, al no poder permitirse alquileres de viviendas para ellos y sus familias.

ATME considera que el momento actual, en base a las medidas que están tomando los diferentes gobiernos autonómicos y nacional, dista de la gravedad en que nos encontrábamos en la anterior situación de alarma aprobada en marzo, como demuestra que estén permitidos los desplazamientos de ida y vuelta por motivos laborales a las ciudades confinadas perimetralmente, por lo que ha solicitado que de manera urgente se aprueben medidas normativas que solucionen este problema.

A %d blogueros les gusta esto: