Las tropas perderán otros 1.000 efectivos en 2014