La conciliación familiar, uno de los gravísimos problemas a los que se enfrente la escala de Tropa y Marinería

El caso de una soldado que ha logrado que un juez le reconozca su derecho a no hacer guardias para cuidar a su hija, ha sentado un precedente por el que debemos luchar

Madrid, 15 de diciembre 2017

Ha sentado un precedente, un ejemplo que nos debe servir para seguir luchando por una causa que nos atañe a todos; la conciliación familiar y laboral.

El pasado 23 de noviembre un juez de lo contencioso-administrativo de Murcia sentenció que la soldado M. C. tiene derecho a quedar eximida de guardias, servicios y maniobras para atender a su hija de dos años.

Según una orden de Defensa, los militares a cargo de hijos menores de 12 años tienen derecho a la reducción de jornada, con la disminución proporcional de sus retribuciones. Si el hijo es menor de cuatro años —como es el caso de M.C.— deben quedar exonerados de guardias, servicios, maniobras y otras actividades “que interfieran con el disfrute de la reducción de jornada, cuando las necesidades del servicio lo permitan”. El problema radica en esta última frase, o mejor dicho en la expresión: “cuando las necesidades del servicio lo permitan”. Porque… ¿de quién dependen esas necesidades de servicio?, ¿cómo se evalúan? Son los mandos militares los que determinan en cada caso cuáles son necesidades del servicio y si estas interfieren o no en el cuidado de los hijos. Evidentemente un condicionamiento totalmente subjetivo ante un problema objetivo; el cuidado de un menor. No pueden tomarse decisiones tan importantes a la ligera.

En el caso concreto de la soldado M.C salió bien y un juez le dio la razón. También somos conscientes de que no es la primera que lo logra pues, otros tribunales han reconocido ya el derecho de los militares (casi siempre del sexo femenino) a la conciliación familiar. Pero, el problema es que estos casos no llegan al Tribunal Supremo y por tanto no se crea Jurisprudencia. Lo que se traduce en que, desgraciadamente, se deben pelear los casos individualmente, cada compañero libra su propia batalla y no siempre con la misma fortuna que M.C.

El PSOE ya secundó una pregunta de ATME al Ministerio de Defensa respecto a la conciliación  

La Asociación de Tropa y Marinería Española (ATME) trasladó este verano una pregunta al Ministerio de Defensa sobre qué medidas adoptar para paliar revocación de reducciones de jornada por hijos menores de cuatro años” que, según afirmaba ATME, “se practica de forma indiscriminada en Melilla”.

Dicha pregunta fue secundada por el PSOE y, más concretamente, por la ex comandante del Ejército de Tierra y actual diputada del PSOE por Madrid, Zaida Cantera. Ella tachó de “gravísima violación sistemática de los derechos de los militares destinados en Melilla en relación al disfrute” de “reducciones de jornada por lactancia” y cuidado “a menores de cuatro años”.

¿Qué respondió Defensa? que “no se puede afirmar que haya habido una revocación del mismo”, en referencia a las reducciones de jornada que, según la asociación, no se están aplicando. El ministerio afirmó asimismo que “se han atendido las necesidades de conciliación familiar de manera individualizada”. Defensa agregó además que “la concesión de la reducción de jornada” que se está aplicando actualmente a militares de Melilla “no vulnera el espíritu de la normativa que regula las condiciones para el disfrute de ese derecho”.

“¿Ampara el Ministerio de Defensa esta discriminación agravio entre militares y el disfrute de sus derechos según sus destinos y, más especialmente, según el mando de las citadas unidades en las que se encuentran destinados?”, fue una pregunta que lanzó Zaida Cantera al Gobierno.

Volvemos a lo mismo, ¿es justo que un tema como la planificación familiar dependa de la decisión de un mando? ¿Tienen derecho a influir en el cuidado de un menor?


 

A %d blogueros les gusta esto: