A partir del 2022 todos los exámenes en las fases de oposición en las convocatorias de las Fuerzas Armadas deberán realizarse con bolígrafo

Fue una propuesta remitida por ATME el año pasado al COPERFAS, estimada por DIGEREM, en base a quejas recibidas de sus socios, que veían con inquietud la posibilidad de posibles modificaciones con posterioridad a la entrega de los exámenes

Leganés, 16 abril de 2022

Ve la luz el resultado de una de las propuestas presentadas por la Asociación de Tropa y Marinería Española “ATME” al 2º Pleno del Consejo del Personal de las Fuerzas Armadas (COPERFAS) del año 2021, “2021-19. Propuesta ATME sobre realización de exámenes fase oposición con bolígrafo”. Durante el presente año, los procedimientos selectivos del Ejército de Tierra convocados (Cambio de Especialidad y Ascenso a cabo 1º), ya se realizan con bolígrafo.

La propuesta venia precedida de una solicitud de información por escrito al Ejército de Tierra sobre el motivo por el cual los exámenes de la fase de oposición en la convocatoria de acceso a una relación ser servicios permanentes se estaban realizando con lápiz y goma de borrar, mientras, en el resto de los ejércitos, se hacía con bolígrafo, todo ello pese a estar convocado por una misma autoridad, en este caso la Subsecretaría de Defensa. Algunos socios de ATME habían planteado su inquietud de que pudiera darse la posibilidad que con posterioridad a la entrega de las hojas de respuesta pudiera modificarse alguna respuesta, borrando la incorrecta con goma de borrar y marcando una nueva.

La Dirección General de Reclutamiento y Enseñanza Militar (DIGEREM), competente en la materia, respondió lo siguiente:

“En el procedimiento para el acceso a una relación de carácter permanente para los militares de tropa del Ejército de Tierra los aspirantes se llevan una copia de la hoja de respuestas para poder comprobar sus resultados y realizar las reclamaciones que se consideren oportunas.

El empleo del lápiz se debe fundamentalmente al ahorro que supone no tener que desechar continuamente hojas de repuestas por los numerosos errores que se producen al contestar el examen. Hay que tener en cuenta que en el Ejército de Tierra se recibieron unas 2.200 solicitudes para participar en el procedimiento en 2020, las pruebas se llevaron a cabo en 24 sedes diferentes, y las hojas de respuestas garantizan el anonimato del aspirante pero su coste es elevado”.

Una vez analizada la respuesta, se procedió a elaborar y remitir la propuesta al COPERFAS, poniendo de manifiesto la sorpresa ante la misma. No se podía entender que estuviera basada en el precio de la hoja, toda vez que en el resto de los ejércitos se realizaba con bolígrafo. Es más, al llevar solamente el logotipo de del Ministerio de Defensa, la contratación centralizada debería abaratar los costes.

La propuesta, debatida el 21 de junio de 2021, fue estimada por DIGEREM, que informó que se iban a adquirir máquinas apropiadas para las correcciones con bolígrafo.

Instagram
WhatsApp