El militar de San Roque despedido tras un trasplante de riñón gana la “guerra” al Ejército (Fuente: Andalucia información)

El militar de San Roque despedido tras un trasplante de riñón gana la “guerra” al Ejército

Darío Márquez. · Viva CG

Rocío Sánchez
10/02/2016 19:47

“Me he echado a llorar cuando he tenido por fin el documento en mi mano, porque no me lo creía”. Así contaba a VIVA este mediodía Darío Márquez Fernández el momento en el que recibía el informe del Ministerio de Defensa que acaba con dos años y medio de sufrimiento y durísima batalla. Ha ganado la “guerra”, nada más y nada menos, que al Ejército de Tierra.

Hace casi un año que conocimos la historia de Darío. Fue en marzo de 2015 cuando desesperado, este militar de San Roque recurrió a la prensa para narrar su historia.

Nos contó que, tras caer enfermo, en octubre de 2013 fue sometido a un trasplante de riñón, donado por su propia madre. Tras la intervención y los seis meses de recuperación tanto Darío como su ahora marido y su madre estaban muy felices, porque el mal sueño había acabado y se encontraba bien de salud.

El problema llegó cuando pasó por un tribunal médico militar que, hasta en dos ocasiones, lo consideró no apto para seguir desempeñando sus funciones. “Me mandaron al paro, sin tener en cuenta que yo puedo seguir desempeñando mi trabajo como lo he hecho durante ocho años”, lamentaba hace once meses. Aseguraba que si le hubieran hecho pruebas físicas, las habría superado con creces y mostraba informes médicos del SAS y otro pericial externo que consideraban que podía reincorporarse al Ejército.
Mientras se resolvía su última esperanza en la vía militar, Darío recurrió también a la vía civil, esperando que la Justicia le diera la razón y fuera readmitido.

Tras toda la repercusión mediática a nivel nacional que provocó la publicación de esta noticia, el Ministerio decidió realizarle otro reconocimiento, en el Hospital Central de la Defensa Gómez Ulla de Madrid. No era para menos, ya que Darío se movió tanto que hasta la Casa Real se interesó por su caso y sirvió de intermediario.

Hoy, por fin, le han notificado que sí es apto, con limitaciones, como defendía su abogado. Lo importante es que podrá volver a formar parte del Ejército. Según consta en el documento, se declara la “utilidad para el servicio con limitación para ocupar destinos que requieran salidas a misiones, esfuerzos físicos y estrés importante, ajena a acto de servicio”.

Hoy Darío Márquez, su familia, sus amigos y todos los que han estado a su laso este tiempo están de enhorabuena. “Es una alegría muy grande. Al abrir el documento he pensado en mi madre y en mi marido, después de tanta lucha, tengo lo que quería: ser soldado”.

Un sueño cumplido y una pesadilla, terminada…

Fuente: Andalucia información

A %d blogueros les gusta esto: