Discurso del presidente de ATME en el 2-2018 Pleno del COPERFAS

Pleno presidido por la ministra de Defensa, Margarita Robles

Madrid, 22 junio de 2018

Señora ministra lo primero que queremos desde ATME, es darle la enhorabuena por su nuevo cargo, así como darle la bienvenida a este su Consejo de Personal a Vd. y a su equipo. Por otro lado, me gustaría, si me lo permite, recordarle que como presidenta del Consejo no se limite a venir una vez al año a desearnos unas felices Navidades, si no que venga regularmente y que conozca nuestra problemática en primera persona.

Señora ministra, la Asociación de Tropa y Marinería Española “ATME”, es una asociación constituida íntegramente por personal de tropa y marinería de los tres ejércitos, y entre sus fines está la defensa de los intereses profesionales de éstos, ante este Ministerio.

Desde que se creó este Consejo de Personal de las Fuerzas Armadas, muchos son los temas que se han traído para debate, pero poco los resultados, ya que por una cuestión u otra estos han quedado en nada, en las memorias anuales se pueden comprobar lo que decimos.

Este Consejo de Personal se reúne lo mínimo que marca la ley, no hay voluntad de trabajo, sino que entendemos venimos solamente a “cubrir el expediente”. No se avanza, y lo poquito que se logra va a paso tortuga.

Creemos que lo más importante del Ministerio de Defensa tienen que ser las personas, por ello hay que dar solución a sus problemas.

Tenemos una serie de problemas, todos ellos igual de importantes, pese a que como es normal hay que hacer una enumeración. Temporalidad, retribuciones, formación, compatibilidad de la vida profesional y laboral, etc.

Compañeros que deberán abandonar las FAS al cumplir los 45 años, que sirven bajo una ley el año 2006 de la cual, lo único que se ha cumplido, es la finalización de los compromisos y la reserva de plazas en la Guardia Civil. Desde nuestra Asociación le requerimos a que nos responda: ¿Qué va hacer el Ministerio que usted dirige? ¿Van a seguir abandonados a su suerte o, por el contrario, va a coger el toro por los cuernos y les va a dar la solución que se merecen? Muchos de estos compañeros no quieren abandonar las FAS. Después de más de 20 años al servicio a la patria, no se puede, ni se debe, dejarlos abandonados a su suerte, con una asignación no contributiva y escasa.

La anterior ministra nos ha dejado como despedida un Plan de Integral de Orientación Laboral (PIOL), el SAPROMIL 2.0, ¡cuánta prisa había en publicarlo!, ¿qué ha cambiado del SAPROMIL, por qué no se ha esperado al dictamen de la Subcomisión de Defensa?, muchos temas que se han traído a este COPERFAS, no se han podido tratar porque estaba la Subcomisión de Defensa, ¿ahora ya no importa la Subcomisión y su dictamen? ¿Qué planea hacer con este PIOL?

Tenemos la Orden de Defensa que regula las jornadas y el régimen de horario habitual en el lugar de destino, hemos solicitado en este Consejo que se cree una mesa de seguimiento sobre esta Orden, pero pese a los problemas que hemos encontrado y denunciado en su implementación, hemos recibido la respuesta de que llevaba poco tiempo en vigor. Siempre hemos entendido que esa era simplemente una excusa para no crearla y, por tanto, tener que dar explicaciones del motivo de que reiteradamente no se esté cumpliendo en muchas de las unidades de nuestras FAS. Dentro de poco tiempo se van a cumplir dos años de su aprobación.

Señora ministra ¿Tienen el ministerio voluntad de crearla?

Los militares en general y, la escala de tropa y marinería en particular, somos con creces el personal de la administración pública con más horas trabajadas a lo largo del año, en algunos casos, más de 2.500 horas anuales entre la jornada habitual, guardias, maniobras y otros servicios. Horas que solo son compensadas con la satisfacción del deber cumplido; pero, claro está, con solo esta satisfacción no somos capaces de sostener a nuestras familias

Señora ministra ¿podremos los militares compararnos de verdad al resto de los servidores públicos y el trato salarial que reciben?

Señora ministra ¿Se van a actualizar nuestras retribuciones para que podamos acercarnos a la del resto de servidores públicos?

No puede ser que, a un militar, por estar de baja por contingencia no profesional, la cual muy bien pueda haber sido causada por el servicio, se le retraigan de su nómina un tanto %, mientras que cuando hace horas que exceden de la jornada laboral no se le retribuyan.

No puede ser que a un militar se le conceda la reducción de jornada por cuidado de un hijo menor de edad y se le retraiga de sus haberes el 15%, unos 150€, y cuando hace horas de más no se le retribuyan.

Hay que tener en cuenta que el sueldo de un soldado conductor de un carro de combate, cuyo coste al erario público ronda los 11.000.000€, sean 900€.

El anterior ejecutivo ordenó hacer un estudio sobre retribuciones, ¿van Vds., a analizar ese estudio, del cual no conocemos absolutamente nada?, ¿tomarán las medidas oportunas para que dejemos de ser los peores retribuidos de toda la Administración General del Estado? Señora ministra, no somos esclavos públicos, somos servidores públicos y, como tales, queremos que se nos trate.

Todo lo anteriormente citado, nos lleva a una conciliación familiar y laboral en el seno de las Fuerzas Armadas que se ha vuelto, de un tiempo a esta parte, impracticable, debido a la aplicación de unas presuntas necesidades del servicio, dictadas a juicio de los jefes de unidad, de una manera arbitraria, como no nos hemos cansado de denunciar.

Señora ministra, como ya mencioné al comienzo de mis palabras, lo más importante en las Fuerzas Armadas deben ser las personas, porque si no pensamos en ellas la operatividad de las Fuerzas Armadas se viene abajo. La mayoría de las unidades poseen unas instalaciones viejas y faltas de un mantenimiento adecuado. No podemos tener, como supongo ha tenido tiempo de comprobar, instalaciones con grandes despachos y lúgubres habitaciones, que en alguno de los casos están la mayor parte del año sin agua, sin calefacción y, mucho menos, sin aire acondicionado o internet.

Señora ministra, nuestros militares deben tener unos alojamientos dignos.

El asociacionismo debe impulsarse por el Ministerio de Defensa, las asociaciones no tienen el apoyo que marca la Ley de Derechos y Deberes. No tenemos recursos, ni materiales ni económicos, no hay locales, no hay subvenciones, se persiguen a los miembros de las asociaciones. En fin, no quieren ponérnoslo fácil

Señora ministra, en su mano está acabar con todo esto.

Hay algunos temas más (movilidad, ascensos, titulaciones) que, por premura de tiempo, no vamos a poder desgranar, pero si Vd., lo considera oportuno, desde aquí le solicito una reunión con esta asociación, para trasladarle nuestras inquietudes.

Nos tienen a su disposición, las 24 horas del día y los 365 días del año, para consensuar soluciones a los problemas del personal militares. Como no se cansan de decir somos el principal valor de las Fuerzas Armadas.

Señora ministra, queremos no solamente oírlo. Queremos sentir que los militares no somos los eternos olvidados de los servidores públicos y, además, queremos sentir que el personal de tropa y marinería, no somos los eternos olvidados de las Fuerzas Armadas.

Muchas gracias.


 

A %d blogueros les gusta esto: