Condenado a dos años un cabo del Ejército del Aire por entrar en una habitación de una soldado y copiar fotos (El Norte de Castilla)

Condenado a dos años un cabo del Ejército del Aire por entrar en una habitación de una soldado y copiar fotos

El acusado, que reconoció los hechos en la Audiencia, resarcirá a la víctima y no ingresará en prisión por carecer de antecedentes

Jorge Moreno | Valladolid

El cabo de Ejército del Aire, Rodrigo R. M., ha sido condenado hoy a dos años de prisión como autor de un delito de allanamiento de morada, en concurso de otro delito de descubrimiento y revelación de secretos, cometidos en la base aérea que el Ejército del Aire tiene en Villanubla, tras entrar en la habitación de una soldado, sin su consentimiento, y obtener imágenes de su ordenador personal.

La sentencia, que ha sido dictada ‘in voce’ este martes por el magistrado de la Sección Cuarta de la Audiencia Provincial de Valladolid, se ha producido después que tanto las acusaciones pública como la particular, que representaba la victima, alcanzasen un acuerdo a última hopra que ha evitado la celebración de la vista oral prevista para este martes.

De este modo, el acusado ha reconocido que el 24 de febrero de 2015, cuando desempeñalaba el empleo de cabo, entró en la habitación del pabellón de la base aérea donde residía la soldado y aprovechó para abrir la habitación con una llave de que disponía por su condición de militar asignado a ese área. Una vez allí, abrió el ordenador personal de la soldado y grabó en una memoria USB varios archivos que contenían numerosas fotos de carácter personal en las que aparecía ella, familiares y amigos.

La soldado sorprendió al cabo y puso en conocimiento de los mandos lo sucedido, abriéndose el expediente disciplinario y dando traslado del mismo al Juzgado de Instrucción 6 que investigó los hechos.

Indemnización a la joven

En la sentencia, que será redactada antes de cinco días, se reconocerá también el acuerdo de abonar a la víctima 6.627 euros a la víctima, por los daños y secuelas psicológicas, así como las costas de la letrada de la soldado. La joven tuvo que recibir tratamiento durante 68 días. La Fiscalía solicitaban para el acusado tres años de prisión, mientras que la acusación particular los elevaba a cuatro y multa de 18 meses a razón de una cuota diaria de 12 euros.

Al carecer de antecendentes penales y ser la condena de dos años de cárcel, se solicitó por la defensa la suspensión del ingreso en la cárcel, circunstancia que el tribunal aceptó de conformidad con la acusación particular. Por su parte, las autoridades militares han incoado sanción disciplinaria, que conllevará a la vista del fallo su expulsión del Ejército del Aire.

Fuente: El Norte de Castilla

A %d blogueros les gusta esto: