ATME propone varias modificaciones normativas para favorecer la conciliación de la vida profesional y familiar de los militares durante el periodo vacacional de verano

Afectarían al horario de la reducción de jornada durante la “jornada de verano” y al presunto “fraude de Ley” por renuncia de la reducción durante el periodo vacacional.

Leganés, 23 junio de 2023

Llega el periodo de verano y las vacaciones escolares, con lo cual las circunstancias por las que se solicitaron las reducciones de jornada para la conciliación de la vida profesional y familiar varían, así como el horario de las unidades.

Un año más, muchos socios de ATME, se han vuelto a dirigir al servicio de asesoramiento para consultar sobre la aplicación de la reducción de jornada a la jornada de verano, al considerar que es ilógico que se les descuente dinero para trabajar el mismo número de horas que sus compañeros, rompiéndose el principio de equidad.

Pese a que la Dirección General de Personal ya respondió en años anteriores que “La reducción de jornada opera sobre la jornada general definida en el artículo 5 de la Orden DEF 1363/2016, de 28 de julio, por la que se regulan la jornada y el régimen de horario habitual en el lugar de destino de los miembros de las Fuerzas Armadas, y no sobre la jornada de verano”, la Asociación ha vuelto a proponer la modificación de la actual normativa para que la reducción de jornada, durante los meses de verano, se aplique sobre el “horario especial de verano” y no sobre el horario general, al considerar que las reclamaciones de sus asociados son de justicia y perfectamente lógicas.

Por otro lado, hay militares que por diferentes razones no necesitan la reducción de jornada durante el mes de verano, por lo que solicitan su paralización o anulación.

Hay jefes de unidades que, escudándose en la “Guía de aplicación de las medidas de conciliación en las Fuerzas Armadas”, elaborada por el Observatorio Militar para la Igualdad, estiman que esto podría ser considerado un abuso del derecho y por tanto un fraude de ley, intentando por tanto dificultar los derechos que tiene el militar.

ATME, entendiendo que este concepto de “fraude de Ley” no puede ser prejuzgado fuera del ámbito puramente judicial, ya que debe ser un tribunal quien juzgue y determine si este existe, ha propuesto la modificación del Artículo 9.6 de la Orden DEF/253/2015 por la que se regula el régimen de vacaciones, permisos, reducciones de jornada y licencias de los miembros de las Fuerzas Armadas, con objeto de que el jefe de unidad solo pueda denegar la renuncia al disfrute de la reducción de jornada y su posterior nueva concesión, cuando estas peticiones se hagan coincidir con festivos o jornadas especiales, así como con comisiones de servicio asignadas con anterioridad a la solicitud, excluyéndose los períodos vacacionales, al entender que esta medida no perjudica al funcionamiento de las unidades.