Los militares, de nuevo en apoyo de la sociedad cuando las demás fuerzas se ven sobrepasadas

ATME, muestra su más firme apoyo a todos los militares y FCSE desplegados en Ceuta.

El último dique de contención no puede ser tratado como un servidor público de tercera. No somos un gasto superfluo.

Leganés, 18 mayo de 2021

Desde ATME tenemos que dejar claro el apoyo incondicional a nuestros compañeros de las Fuerzas Armadas que han sido desplegados en Ceuta, así como de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, con motivo del asalto masivo a nuestra frontera por parte de miles de migrantes procedentes de territorio marroquí. Lo que está ocurriendo actualmente, no hace más que dejar claro lo que ATME lleva denunciando desde hace años, SOMOS LA ULTIMA ESPERANZA DE ESPAÑA EN CASO DE CRISIS. A día de hoy, nuestras Fueras Armadas, son utilizadas como ultimo cartucho ante cualquier crisis que azote nuestro país; pero sistemáticamente somos, una vez pasado el problema, olvidados y devueltos a la urna de cristal, con un lema que se está haciendo famoso, ROMPER EN CASO DE EMERGENCIA.

Las Fuerzas Armadas están para esto, no nos quejamos por ello; pero estamos cansados, muy cansados y decepcionados, de ser ninguneados por el Ministerio de Defensa y por el gobierno de la nación. Tenemos muy cercana la última Comisión de Trabajo Temporal sobre el proyecto del Plan de Acción para el Desarrollo Profesional dirigido a tropa y marinería y Reservistas de Especial Disponibilidad, donde las propuestas asociativas, después de mes y medio de trabajo, han sido ignoradas.

En cuestiones retributivas, se nos ha convocado este viernes 21 de mayo, después de cinco meses de inacción desde su creación. En una comisión de trabajo, que no puede superar el año de duración, hemos consumido casi la mitad de su tiempo sin discutir las propuestas de las asociaciones.

Qué decir del problema de la temporalidad, cuya eliminación hemos promovido desde nuestra creación. Hoy se discute en el Pleno del Congreso una propuesta del Grupo Parlamentario VOX que, sin ser la panacea para esta Asociación, al no proponer el fin de la temporalidad desde que se adquiere la condición de soldado o marinero, como ocurre con el resto de escalas, si sería una solución para una inmensa mayoría de nuestros compañeros, que verían resolverse su situación temporal.

Hoy veremos en la frontera nuevamente a soldados y marineros que deben cesar a los 45 años, junto a policías y guardias civiles con más de 50 años.

Hoy veremos nuevamente en el Congreso de los Diputados la posición de todos los grupos parlamentarios y si, al final, van a dejar de tratar a nuestra escala como militares de reemplazo, con una fecha de caducidad marcada por la edad.

No podemos dejar de reiterar y decir bien alto y claro que los militares de las Fuerzas Armadas están para lo que sus compatriotas les demanden; pero igual de alto debemos reclamar y exigir mejoras profesionales y retributivas, para ellos y para sus familias.

El último dique de contención no puede ser tratado como un servidor público de tercera. No somos un gasto superfluo.

A %d blogueros les gusta esto: