Carta abierta a la Ministra de Defensa

Los continuos elogios públicos deben ir acompañados de hechos. De poco sirven si, en nuestra labor diaria, no paran de ignorar nuestros derechos

Leganés, 24 mayo de 2020

Somos conscientes de los reiterados gestos de reconocimiento por parte de la Sra. ministra de Defensa hacia los militares, por su trabajo y dedicación en la presente situación de crisis sanitaria. Es un gesto que, desde luego, la honra y agradecemos todos aquellos que pertenecemos a las Fuerzas Armadas; pero solo con agradecimientos no se cubren las necesidades del personal militar, que en todo momento están dispuesto a sacrificarse allí donde se les necesite y el tiempo que sea necesario.

Por parte de ATME hemos reiterado, hasta la saciedad, la problemática de miles de militares confinados en sus unidades sin poder ver a sus hijos o parejas. Desde el 8 de mayo, con la publicación del Real Decreto 463/2020, donde se autorizaba los desplazamientos a las residencias familiares desde los lugares laborales o profesionales, esta Asociación ha pedido que se eliminará esa prohibición para el personal militar.

Diez días más tarde, el 18 de mayo, la ministra de Defensa publica una instrucción para autorizar el desplazamiento del personal que participa en actividades extraordinarias para hacer frente al COVID-19. Nadie puede comprender, ni entender, que se apruebe ahora, cuando la Operación Balmis está prácticamente finalizada y la inmensa mayoría de militares están realizando sus labores rutinarias.

El 19 de mayo, la Dirección de la Guardia Civil, autoriza a su personal que, a partir del 20 de mayo, al desplazamiento directo entre la residencia oficial o habitual de su destino al domicilio donde resida su núcleo familiar, siempre que ambos municipios se encuentren, al menos, en la Fase 1 del Plan de transición hacia una nueva normalidad. Esos desplazamientos podrán hacerse haciendo uso de las vacaciones, permisos y licencias, así como del régimen de descansos.

El 22 de mayo, el Ejército de Tierra sigue sin tener claro que debe o no autorizar. Catorce días más tarde que el resto de los ciudadanos españoles, cuando la propia Guardia Civil ya ha autorizado los desplazamientos para que sus agentes vean a sus familias, nosotros seguimos trabajando y esperando una decisión que no llega.

Pero esa no es la única cuestión que nos afecta y sigue en el aire, como hemos podido ver en los medios de comunicación:

Unidades que según la norma del ministerio de Defensa deberían estar al 20% de presencia por estar en la Fase I, se encuentran por encima del 50%, difícilmente cumpliendo las medidas de protección sanitaria.

La Comandancia General de Ceuta niega la información difundida sobre positivos en el Tercio Duque de Alba II de la Legión para, al cabo de unas horas, tener que reconocer que, tras realizarse una encuesta de seroprevalencia, han existido positivos; pero tienen que ser analizados por test PCR.

Más de un centenar de contagiados por coronavirus en la UME, el ser encontrados positivos el 90% de test rápidos en una muestra tomada aleatoriamente.

ATME denuncia que militares del Batallón de Cazadores de Montaña Montejurra I/66 están sufriendo la pérdida de un complemento retributivo de hasta 300 euros, después de haber denunciado malas condiciones laborales durante la pandemia.

Podríamos seguir enumerando casos y casos…

ATME lleva más de dos meses solicitando información, realizando propuestas y poniendo de manifiesto los problemas de seguridad que padecen nuestros compañeros, la falta de medios…

Estamos agradecidos por los continuos elogios de la Sra. ministra de Defensa, pero necesitamos que estos se acompañen con hechos. De poco sirven los continuos elogios en los medios si, en nuestra labor diaria, no paran de ignorar nuestros derechos.

1 respuesta

  1. Jgf dice:

    Mejor expresado imposible, al igual de la gran problemática que todo militar de tropa tiene en la cabeza con el gran problema de los 45 años, y más aún con la situación económica que tras la operación Balmis sufrirá nuestro país, soldados cabos y cabos primeros que este año cumplen 45 años y tras luchar contra el covi se verán obligados a abandonar las FAS.
    Nadie encuentra sentido a esta norma /ley/decretohabiendo unidades, puestos y especialidades que pueden perfectamente ser cubiertas hasta una jubilación normal o derivar en otros ministerios simplemente o cuerpos de seguridad.
    Hasta que esa problemática no se resuelva ninguno tendremos la cabeza tranquila

A %d blogueros les gusta esto: