El ministerio de Defensa abre la posibilidad de que los militares colaboren en las vacunaciones, mientras las reivindicaciones profesionales y retributivas son obviadas

Día de la Pascua Militar

Los militares deben ser utilizados tanto para la defensa como para la salvaguarda y protección de los ciudadanos, incluso en el campo sanitario; pero deben dejar de ser utilizados como mano de obra gratuita.

No se pueden utilizar y después olvidar, como se ha hecho en las épocas de bonanza económica

Leganés, 6 octubre de 2020

¿Es necesario que los militares puedan colaborar en la campaña de vacunaciones?

La respuesta debe ser categórica: Si, si las autoridades competentes lo solicitan.

Las Fuerzas Armadas deben ser utilizadas tanto para la defensa como para la salvaguarda y protección de los ciudadanos, como un mecanismo del estado que es.

Una vez expuesto y aclarado esto, para que no haya margen a la duda, nos encontramos que el Ministerio de Defensa, así como el gobierno de la nación si al final utiliza esta ayuda, acude de nuevo a los militares como mano de obra gratuita, con una disponibilidad permanente las 24 horas del día, los siete días a la semana, los 12 meses del año

Hace escasos días, en una entrevista concedida a Europa Press, la ministra de Defensa, Margarita Robles, expresaba su deseo de “subir las retribuciones de los miembros de las Fuerzas Armadas, pero prefiere ser “realista” y por lo tanto condiciona cualquier mejora a la situación económica de España durante el próximo año”, defendía que “este año ya se ha hecho “un esfuerzo” dentro de las posibilidades” y  opinaba que “la revisión de las nóminas de los militares debería haber sido incluida en los planes de equiparación salarial para Policía Nacional y Guardia Civil que aprobó el anterior Gobierno de Mariano Rajoy”.

Lamentablemente, no es nuevo culpar a anteriores gobiernos de los problemas actuales, sea cual sea su signo ideológico, olvidando que en el momento donde las Fuerzas y Cuerpos de seguridad del Estado vieron aprobada su equiparación salarial, ninguno de los partidos políticos hizo el menor signo para incluir a las Fuerzas Armadas; pero, es más, el “esfuerzo de este año” no ha sido una subida salarial sino la reparación de una injusticia alargada en el tiempo

¿Es incremento elevar un nivel el complemento de empleo de soldado para igualarlo con el mínimo nivel del grupo C-2, al que pertenece? Desde el año 2005, el personal de este empleo, los que menos cobran para puntualizar, llevaba percibiendo unas menores retribuciones en ese concepto que el peor pagado de sus homólogos civiles.

¿Es incremento eliminar la perdida retributiva a los 63 años del personal en la reserva, cuando ningún otro servidor público lo padecía? Una medida que no aparecía reflejada en el borrador de Presupuestos Generales del Estado para el año 2021, aprobada hacía varios años por el Consejo de Personal de las Fuerzas Armadas (COPERFAS), que solo vio su impulso definitivo político después de la histórica manifestación de militares del 19 de septiembre.

¿Es hacer un esfuerzo que la asignación por participar en la operación Balmis no llegara a todos sus participantes, como denunció ATME en el COPERFAS?

Parece que el militar, fuera de su concepción de fuerza armada, es el arma del estado a utilizar cuando las demás medidas se agotan. Es el arma que se utiliza y después se olvida, como se ha hecho en las épocas de bonanza económica.

Todo no vale.

No es una herramienta de usar y olvidar.

Los militares y sus familias necesitan ver actualizadas sus retribuciones de una manera justa y, el personal de tropa y marinería. debe ver reconocida su carrera militar a través de una promoción vertical y horizontal real, así como dejar de padecer la lacra de la temporalidad.

El olvido a que se ven sometidos los militares por parte de los poderes públicos y grupos parlamentarios, recibiendo de vez en cuando alguna medida irrisoria, debe convencer cada día más de que los verdaderos avances se conseguirán a través de las movilizaciones, en defensa de unos derechos profesionales y retributivos continuamente olvidados.

Desde la Asociación de Tropa y Marinería Española “ATME”, en este día de la Pascua Militar, se muestra el más enérgico rechazo a que las justas reivindicaciones profesionales y retributivas sean olvidadas mientras, el militar, es utilizado cada vez con más asiduidad como una mano de obra barata desde el gobierno de la nación.

(Foto: El confidencial)

A %d blogueros les gusta esto: