Reuniones de ATME con portavoces de grupos parlamentarios de la Comisión de Defensa de Congreso de los Diputados

Junto a ASFASPRO, AUME y UMT se han reunido, durante el mes de septiembre, con los portavoces del PP, PSOE, Ciudadanos y Unidas PODEMOS, con objeto de solicitar apoyo a una actualización de las retribuciones del personal militar

Leganés, 28 septiembre de 2020

Durante el mes de septiembre, las asociaciones profesionales militares ASFASPRO, AUME, ATME y UMT hemos ido manteniendo reuniones con una parte de los portavoces de los grupos parlamentarios que componen la Comisión de Defensa del Congreso de los Diputados, con objeto de transmitirles la necesidad de actualizar las retribuciones de los miembros de las Fuerzas Armadas.

Las asociaciones hemos solicitado estas reuniones al considerar esencial que los distintos grupos parlamentarios presenten o apoyen modificaciones a los próximos Presupuestos Generales del Estado y, por tanto, conozcan de primera mano las medidas propuestas.

Respondieron cuatro grupos, con los que mantuvimos reuniones los días 10 (GP), día 15 (GS) y día 17 (GCs y GCUP-EC-GC).

El secretario, Fco. Javier Usón, fue el encargado de representar a ATME en las reuniones con los portavoces de la Comisión de Defensa

 

La línea argumental de la Asociación de Tropa y Marinería Española “ATME” en estas reuniones estuvo en consonancia con la mantenida por el resto de asociaciones, incidimos, como es natural, en temas que afectaban al personal de tropa y marinería y reservistas de especial disponibilidad (RED).

ATME puso sobre la mesa el complemento de empleo, donde hasta nivel subteniente es semejante al de la guardia civil, mientras disminuye un nivel en brigada y sargento, desplomándose en la escala de tropa y marinería. Un cabo mayor o cabo 1º tiene un nivel dos veces inferior al de sus homólogos, mientras un cabo y soldado lo tiene cuatro veces inferior. Destacamos que mientras para ingresar en la Escala de Cabos y Guardias del Cuerpo de la Guardia Civil es necesario la ESO, igual que para ingresar como soldado, para ser militar de carrera de la escala de tropa y marinería es necesario un grado medio.

Asimismo, enumeráramos conceptos por los que no somos retribuidos, a diferencia de otros servidores públicos, como la disponibilidad permanente, los servicios (a excepción de los médicos militares) o las horas que exceden de la jornada laboral. Y otros por los que nos vemos agraviados, como ser los únicos funcionarios que nos vemos penalizados en nuestras retribuciones al cumplir 63 años, pese a no cambiar nuestra situación en reserva a partir de ese momento, percepción del mismo CSCE en vacantes de dos empleos, personal que no se ve retribuido por ocupar puestos superiores de forma interina y accidental o dietas.

Tampoco quisimos olvidarnos del personal Reservista de Especial Disponibilidad (RED), con una asignación de disponibilidad muy inferior al SMI, pese a que cuando se aprobó en el año 2006 era semejante. Compañeros que deben abandonar las Fuerzas Armadas a una edad muy difícil para encontrar trabajo y sin una formación homologada en la inmensa mayoría de los casos.

Incumplimientos reiterados

Las asociaciones recordamos a los grupos que el propio Observatorio de la Vida Militar, en uno de sus informes, exponía la necesidad de actualizar las retribuciones militares, e incluso la medida nº 39 de las aprobadas por la Comisión de Defensa del Congreso de los Diputados en su sesión del 27 de septiembre de 2018, establecía que:

“Se revisarán y mejorarán las retribuciones de los integrantes de las Fuerzas Armadas, en especial de aquellos que integran la escala de Tropa y Marinería profesional, al objeto de dignificar su trabajo y adecuarlas a la importancia de su función y misiones, todo ello ajustado a las recomendaciones de la memoria informe del Observatorio de la Vida Militar de 2016, y tras emitirse el informe preceptivo del Consejo de Personal de las Fuerzas Armadas (COPERFAS)”

A este incumplimiento, había que sumarle, la negativa del ministerio de Hacienda, del gobierno por tanto, a hacer efectiva la medida aprobada en el Consejo de Personal de las Fuerzas Armadas para acabar con la penalización que sufre el personal militar a los 63 años en situación de reserva.

Necesidad de cambio

Es necesario, a través de su inclusión en los Presupuestos Generales del Estado o mediante otro método modificar el Reglamento de Retribuciones del Personal Militar del año 2005, que nos ha convertido en los servidores públicos peor pagados, cosa que llevamos denunciando desde hace años.

No podemos encontrarnos con soldados que, utilizando armamento valorado en millones de euros, cobran escasamente 1.000 € mensuales netos; agravándose si deben solicitar reducciones de jornada, donde pueden ver descontados aproximadamente 300 € en su nómina, y empeorando en caso de ser familias monoparentales, por tanto con un solo salario.

Esto hizo que las cuatro asociaciones remitiésemos el pasado 28 de julio una carta a la ministra de Defensa para dar comienzo a una interlocución sobre esta materia y que, el pasado 19 de septiembre, nuestra Asociación, junto a UMT, convocará una manifestación en las calles de Madrid, para dar visibilidad al problema de las retribuciones del personal militar.

A %d blogueros les gusta esto: