ATME ACTUA en beneficio de la Escala de Tropa y Marinería

ATME ha presentado ante el Consejo de Personal dos propuestas de las cuales ya os hemos informado en fechas anteriores. La primera de ellas, como no podía ser de otra manera en nuestra continua lucha por conseguir una carrera digna, es suprimir la limitación en el número de convocatorias para poder presentarse a las convocatorias de ascenso a Cabo, Cabo 1º y para acceder a la Permanencia. Este tema, que a día de hoy puede afectar a un número reducido de militares, se volverá más acuciante conforme pasen los años, debido a que cada día se publican menos plazas para este tipo de convocatorias, debido a la reducción que sufrirán las plantillas, especialmente en la escala de tropa y marinería. ATME es consciente de lo que va a pasar en un futuro cercano y no podemos mirar a otro lado, nuestro compromiso con todos aquellos que deberán abandonar las Fuerzas Armadas a los 45 años nos lo impide. La segunda de ellas, es la problemática por la reducción salarial a nuestra escala y medidas que creemos aconsejables para la reducción de gasto. En ella, ponemos de manifiesto que, aún entendiendo los sacrificios que se tienen que hacer para conseguir salir de la crisis, nuestra escala es la más perjudicada en los recortes, no solo a nivel económico. Mientras que se suprime la subvención a la primera comida para la tropa temporal, se incrementan los cometidos impropios para un militar de tropa al suprimirse las contratas, se piensa en suprimir los incentivos por años de servicio, se disminuye para nosotros el CDE, seguimos cobrando en concepto de IRE o dietas en comisiones menos que el resto de escalas, mientras que en los cuarteles la comida nos cuesta igual. Entre las innumerables propuestas para la reducción del gasto, destacar las siguientes: – Establecer unas dietas iguales para todos los grupos en las comisiones de servicio. – Unificar comedores y cafeterías en una sola, desapareciendo las de cuadro de mandos y tropa y marinería- – Instaurar el pase a la reserva a los 36 años de servicio. – Racionalizar el número de Cuarteles, centralizándolos en grandes Unidades – Pase a puestos de funcionario de los diferentes Cuerpos de la Administración General del Estado, Organismos Autónomos y Administración de Justicia a partir de una determinada edad y hasta la edad de jubilación. – Mayor unificación de equipos y materiales (incluidos los uniformes) para todas las Fuerzas Armadas, con el fin de ahorrar en mantenimiento y repuestos. – Reducción, unificación y uso compartido de Academias y Escuelas de los tres ejércitos. – Uso compartido y racional de residencias militares.

A %d blogueros les gusta esto: